INSTITUTO MEXICANO DE ORIENTACION VOCACIONAL Y PROFESIONAL A.C.
IMOVO
Temas de Interés

¿Alcanzaré el éxito académico?
Equipo IMOVO

Si este articulo despertó tu interés, posiblemente se deba a que en este momento te sientes inquieto o preocupado. Cursas el bachillerato, has decidido tu profesión correctamente, o estudias los primeros semestres de una profesión que te apasiona y te has visualizado trabajando en ella; sin embargo, tu desempeño académico no corresponde al que esperabas y cuando presentas exámenes temes no alcanzar la nota aprobatoria que te permita seguir avanzado para alcanzar tus sueños. Frecuentemente te comparas con otros compañeros, observas que a ellos se les facilitan las materias mientras tú, obtienes resultados insatisfactorios. En resumen, te sientes inseguro, te encuentras en una encrucijada: ¿qué hacer para remontar los obstáculos?, ¿cómo recuperar la confianza?, ¿cómo alcanzar el éxito académico?
En primer lugar, debes tranquilizarte, no eres el único estudiante que ha vivido esta situación, todos en algún momento de la vida escolar hemos tenido este sentimiento de inseguridad para alcanzar las metas. ¿Sabías qué la inseguridad y la aprensión son normales en los estudiantes universitarios y más aún en los que cursan estudios de ingeniería y científicos? Pareciera una paradoja que los jóvenes con mayor claridad vocacional reporten altas tasas de abandono universitario.
En segundo lugar, la preocupación que sientes puedes verla como una oportunidad para hacer un alto en el camino, te abre un espacio para reflexionar, identificar, rectificar y tomar las acciones necesarias para superar los obstáculos que te impiden alcanzar el anhelado éxito académico. Tener en la mente el deseo de graduarte en la profesión que te apasiona es fundamental, porque te mantendrá motivado a lo largo de tu trayectoria educativa y te impulsará a cumplir con tus objetivos, sin embargo, existen otros aspectos que contribuyen al éxito académico y debes considerarlos.

Primer aspecto. Bajo nivel académico en materias fundamentales o claves para la profesión
En muchas ocasiones el bajo rendimiento tiene su origen en una preparación académica deficiente, se llega a la universidad con una trayectoria educativa marcada por tropiezos y fracasos -no necesariamente atribuibles al alumno- , éstos se comienzan a manifestar en secundaria, se hacen evidentes en bachillerato y se vuelven obstáculos en la universidad, es el caso de los estudiantes que cursan alguna ingeniería con una preparación insuficiente en matemáticas o, los que estudian derecho o comunicación sin haber desarrollado el hábito de la lectura. Si has identificado esta falla, podrás salir adelante si tienes una gran pasión por terminar tu carrera. Solicita un apoyo puntual en materias específicas y con seguridad lograrás vencer tus inseguridades.
Si lo has intentado y sientes que tus deficiencias son difíciles de superar, habla con tus padres y el orientador académico, podrías suspender un semestre para reforzar los puntos débiles. Si verdaderamente te apasiona la profesión ¡inténtalo de nuevo!, muchas veces un cambio de ambiente educativo resulta favorable -borrón y cuenta nueva-, otra opción es disminuir la carga académica para concentrarte en materias clave o podrías explorar otros modelos educativos con estilos de aprendizaje más prácticos. En IMOVO hemos comprobado que se puede recuperar la confianza y dejar atrás la inseguridad cuando se realizan los cambios adecuados. ¡Lo importante es no perder de vista la meta!

Segundo aspecto. No haber formado una disciplina para el estudio
Los hábitos, son conductas aprendidas a lo largo del ciclo de vida que se realizan de manera automática, nuestro cerebro grabó una rutina y a fuerza de repetirla día con día, termina por ejecutarla en automático, nos hemos programado para actuar sin pensar. Andar en bicicleta o manejar, son conductas aprendidas que realizamos en automático. Estos programas aprendidos que llamados “hábitos”, pueden favorecer buenas o malas conductas. 
Hablamos de buenos hábitos, cuando las conductas que realizamos en nuestro día a día promueven o incrementan nuestro estado de bienestar y nos ayudan para alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto: hacer deporte, nutrirse bien, leer 30 minutos al día, practicar ejercicios de relajación, ser positivo, etc. Reconocemos como malos hábitos aquellos que generan conductas autodestructivas o afectan negativamente el logro de nuestros objetivos, por ejemplo:  fumar, perder el control sobre la bebida, jugar videojuegos sin límite de tiempo, estudiar, chatear y ver la TV de manera simultánea, tener tu recámara desordenada, presentar un examen sin preparación, etc., los malos hábitos pueden producir un gran placer momentáneo, un sentimiento de vivir sin límites, sin embargo, a largo plazo nos convertimos en sus esclavos, cada vez que afirmo en voz alta: “soy así, no puedo cambiar”, “esta materia no se me da”, estoy siendo víctima de mi programación, me he convertido en autómata.
La buena noticia es que nuestro cerebro puede aprender y desaprender, los neurocientíficos llaman este fenómeno “plasticidad cerebral”, mientras estemos vivos, nuestro cerebro tiene la capacidad para modificar sus hábitos o conocimientos grabados y siempre nos brinda la posibilidad de aprender cosas nuevas -limpiar la memoria- y almacenar nuevos aprendizajes, además esto dura hasta el fin de nuestra vida.
Para formar nuevos buenos hábitos necesitas: interés, repetición, paciencia y perseverancia. Enfoca tu mente en el objetivo, asigna un tiempo y un espacio para desarrollar tus buenos hábitos para estudiar. Seguramente lograrás el éxito académico porque la pasión por realizar estudios universitarios o terminarlos serán un potente motor que activará y guiará tu cerebro para adquirirlos. 

¿Y tú, crees tener buenos hábitos de estudio?
Descúbrelo en el
 Test de hábitos de estudio

IMOVO te propone un método para formar buenos hábitos de estudio, revísalo en el siguiente video.

 

Otros aspectos importantes a tomar en cuenta

Conseguir el éxito académico implica tener un mayor conocimiento de uno mismo, es decir, saber identificar y reconocer la manera en que mejor aprendemos. Mejorar la forma de relacionarnos con la familia, los profesores y los compañeros será de gran ayuda en el logro de tus metas.

¡Tú, puedes alcanzar el éxito académico!

IMOVO puede apoyarte a través de sus servicios personalizados, descúbrelos aquí.


COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTICULO
No se registran comentarios para este Artículo. Ingresa el primero!!